Día Mundial de la Endometriosis, ¿cuál es su papel en la infertilidad? - Reproclinic
DÍA MUNDIAL DE LA ENDOMETRIOSIS

Día Mundial de la Endometriosis, ¿cuál es su papel en la infertilidad?

Este lunes, 14 de marzo, se celebra en todo el mundo el Día Mundial de la Endometriosis, con el objetivo de dar visibilidad a una enfermedad que padecen un 10 % de la población general, la mayoría durante su edad fértil.

Se considera que, aproximadamente, 176 millones de mujeres en edad reproductiva en todo el mundo padecen endometriosis. Así pues, en Reproclinic queremos aprovechar este momento para hablaros sobre la endometriosis y cómo afecta a la fertilidad.

Antes de adentrarnos en los síntomas y en otras cuestiones sobre esta enfermedad, queremos explicaros en qué consiste.  Es una patología frecuente, de naturaleza benigna, crónica y dependiente de estrógenos. Se caracteriza por la presencia de tejido endometrial fuera de su localización habitual en la cavidad uterina, lo que induce una reacción inflamatoria crónica en la zona donde se localizan dichos implantes.

Su sintomatología, como el dolor pélvico, dismenorrea severa (dolor con las menstruaciones), dispareunia (dolor con las relaciones sexuales) e infertilidad, compromete de manera notable la calidad de vida de las pacientes.

Otras veces, en cambio, no presenta síntomas, y se descubre de manera accidental durante una laparoscopia o cirugía exploradora. Es difícil realizar un diagnóstico precoz de esta enfermedad, por lo que es probable que, en sus estadios iniciales, el número de casos nuevos esté infravalorado.

En general, existe un importante retraso en el diagnóstico de la endometriosis. En nuestro país, al igual que en Reino Unido, se estima en torno a 8 años. Este retraso se debe, fundamentalmente, a que la sintomatología de la endometriosis se solapa con la de otras patologías y a la relativa ausencia de pruebas no invasivas para su diagnóstico

Síntomas de la endometriosis

  • Dismenorrea (dolor pélvico durante la menstruación).
  • Dolor pélvico crónico (sin clara relación con el ciclo menstrual).
  • Dispareunia (dolor pélvico con las relaciones sexuales).
  • Infertilidad.
  • Alteraciones del ciclo, sangrado uterino irregular.
  • Cansancio, irritabilidad (generalmente asociado a los otros síntomas).
  • Otros (menos frecuentes): Disquecia (dolor-molestias con la defecación) disuria (dolor-molestias al orinar), rectorragias (sangrado rectal) durante la regla…

Etiopatogenia

Si bien no existe una causa conocida de Endometriosis, se proponen varias teorías que justificarían su aparición:

  • Menstruación retrógrada: afirma que la endometriosis nace del movimiento hacia atrás del flujo menstrual a través de las trompas de Falopio y hacia la cavidad peritoneal, en vez de hacia la vagina. Este flujo menstrual, que contiene células endometriales, se implantaría en zonas como las trompas de Falopio, el peritoneo, la vejiga, etc.., condicionando inflamación y los síntomas descritos.
  • Metaplasia celómica: este estudio aboga por la transformación de las células peritoneales a endometriales. ¿La causa de esta modificación? Podría ser a causa de inflamaciones, cambios hormonales o estímulos ambientales. Esta teoría explicaría el por qué algunas mujeres que tienen endometriosis no tienen la regla.

Acompañando a las dos hipótesis comentadas, diferentes factores podrían influir y acelerar su desarrollo:

  • Alteración del sistema inmunológico: algunos estudios han podido corroborar como el sistema inmune tiene un papel muy importante en la aparición de la endometriosis.
  • Causas genéticas: existen casos en los que la mujer, que sufre esta enfermedad, cuenta también con antecedentes familiares.
  • Factores ambientales: Actuarían como disruptores endocrinos, y pueden ser alimentarios y respiratorios, fundamentalmente.

Endometriosis y fertilidad, ¿qué relación tienen?

Un elevado porcentaje de pacientes con esterilidad presentan endometriosis, en diferentes grados. Y los mecanismos por los que disminuye la fertilidad son varios:
– Distorsión de la anatomía de la pelvis.
– Alteración del sistema inmunológico.
-Lesión en las trompas de Falopio.
– Inflamación en la pelvis.
– Disminución de la cantidad y calidad de los óvulos.
– Dificultad para la implantación del embrión.

Diagnóstico de la Endometriosis

  1. Clínico

    Ante los síntomas de sospecha descritos, hay que pensar en esta entidad, y más dependiendo del tiempo que tardemos en diagnosticar esta enfermedad, que podrá ser decisivo para preservar la fertilidad de las pacientes.

  2. Pruebas de imagen

    En la actualidad, el diagnóstico por imagen de la endometriosis se sustenta en dos técnicas: la ecografía transvaginal y la Resonancia Nuclear Magnética (RNM). Ambas permiten el diagnóstico de la endometriosis quística ovárica y de la infiltrativa profunda. De momento, no es factible realizar un diagnóstico adecuado de la endometriosis peritoneal mediante estas técnicas de imagen, aunque en determinadas circunstancias puede intuirse su existencia.

  3. Laparoscopia

    Permite diagnosticar cualquier grado de endometriosis, y tiene la gran ventaja que posibilita intervenir y tratar las lesiones en el mismo acto diagnóstico.

Tratamiento de la Endometriosis

  1. TRATAMIENTO MEDICO

    Dado que la endometriosis es una enfermedad esencialmente estrógeno-dependiente, en la que se demuestra la regresión de las lesiones y la mejoría de la sintomatología con la deprivación hormonal y el uso de gestágenos, el tratamiento médico de la endometriosis se fundamenta en el empleo de anovulatorios (la píldora anticonceptiva), gestágenos y fármacos supresores de la actividad ovárica como los análogos agonistas de la GnRH.

  2. TRATAMIENTO QUIRURGICO

    Debería reservarse para casos muy seleccionados, considerando que no está exento de riesgos, puede disminuir la reserva ovárica y no se ha demostrado claramente que aumente las posibilidades de conseguir gestación tras la cirugía.

Tratamientos de reproducción Asistida en pacientes con Endometriosis

  • Inseminación Artificial: Puede ser efectivo para aquellas mujeres jóvenes (menores de 37 años) que presentan una endometriosis leve, reserva ovárica normal, trompas de Falopio sanas y, obviament,e contemos con un seminograma apto.
  • FIV con óvulos propios: Es el tratamiento recomendado para aquellas pacientes que presenten afectación-obstrucción de las trompas de Falopio, tengan la edad que tengan. Asimismo, pacientes mayores de 37 años, y pacientes con reserva ovárica baja, pueden ser candidatas directas para FIV propia, sin probar si quiera inseminaciones previas.
  • FIV con donación de óvulos: Pacientes con reserva ovárica muy baja, mayores de 43 años, pacientes con ciclos previos de FIV propio sin éxito, pueden optar a este tratamiento, el cual implica aceptar la contribución de una donante en su proyecto reproductivo, pero a su vez ofrece unas posibilidades de éxito muy altas.

En Reproclinic, aparte de estos tratamientos, también recomendamos a las mujeres con endometriosis que vitrifiquen sus óvulos en su estadio más leve, a ser posible antes de los 36 años. Con el paso de los años, entre los 30 y los 40 años, la reserva ovárica va disminuyendo, y con la endometriosis esta disminución puede acelerarse. Si no hay un proyecto reproductivo a corto plazo, es una excelente oportunidad para guardar óvulos que serán más y de mejor calidad cuanto antes se vitrifiquen, y de cara al futuro mantendrán la calidad que tenían cuando se extrajeron.

Si queréis más información sobre cómo afrontar la infertilidad junto a nuestros profesionales, no dudéis en poneros en contacto con nosotros.

No Comments

Post A Comment