EL yoga, ¿por qué es un gran aliado de la fertilidad? - Reproclinic
Yoga and fertility, how are they related? We tell you about it in this article.

EL yoga, ¿por qué es un gran aliado de la fertilidad?

El yoga es una técnica que hace miles y miles de años que se practica para poder ayudar a las parejas o mujeres a conseguir su tan deseado embarazo.

Existen evidencias científicas que muestran los beneficios de la práctica del yoga en pacientes que buscan un embarazo, como es la reducción de tensiones físicas y el estrés. Un estudio publicado en 2018 por Darbandi y colaboradores mostró que la práctica habitual de yoga en pacientes infértiles o estériles reduce procesos de depresión y ansiedad, mejora el momento del parto y  reduce complicaciones durante este.

Como sabéis, uno de los factores clave de la infertilidad es el estrés, un sentimiento que puede afectar con creces a que una mujer consiga el embarazo. ¡Y es aquí cuando entra en juego el yoga, una de las disciplinas donde se hace oda a la relajación y que tiene como objetivo equilibrar el cuerpo y la mente a través de la respiración y el movimiento del cuerpo!

Originaria de la India, esta técnica aúna prácticas de relajación y ejercicio físico que ayudan no solo a restablecer el equilibrio emocional, sino también ejercen una acción a nivel fisiológico, mejorando la fertilidad, ya que permite aumentar la irrigación sanguínea en los órganos reproductores, potenciar el sistema inmunitario, reducir las tensiones musculares y el dolor pélvico, eliminar los tóxicos derivados de la medicación exógena, reduciendo así el nivel de estrés hormonal  e incluso aumentar la lívido. ¡Y no nos olvidemos del efecto que tiene la práctica del yoga en mejorar el estado de ánimo y positividad!

Y es que, sin duda, cuando se trabaja el cuerpo y la mente al nivel que lo hace esta disciplina, se logran aumentar dichas probabilidades.

Algunos estudios también afirman que ciertas posturas de yoga son beneficiosas para poder relajar los órganos reproductivos femeninos, favoreciendo la conciencia y el cuidado de esta zona, y mejorando el tono muscular y la movilidad. Así pues, practicar yoga frecuentemente ayudará a conectar con la energía más fértil.

Diferentes tipos de yoga para aumentar la fertilidad

En Reproclinic queremos mostraros tipos de yoga que podéis practicar para mejorar la fertilidad y cuáles son los distintos ejercicios no aptos si queréis quedaros embarazadas.

  • El Yoga Kripalu, una práctica muy adecuada para poder mejorar la conexión entre mente y cuerpo. Ejercicios sencillos, posturas simples y técnicas de respiración profundas forman parte de este tipo de yoga.
  • El Hatha yoga, se basa en asanas (posturas) lentas y mucho más metódicas, para poder focalizarse en la postura y la relajación. Y se centra en la unificación de la energía positiva y negativa, mediante técnicas de respiración y meditación.
  • El yoga más extremo, como el llamado Bikran yoga, no es recomendable para aquellas mujeres que quieran quedarse embarazadas, aunque sí para las que están al principio de la gestación, ayudándolas a que tengan una recuperación corporal mucho más rápida.

Como podéis observar, practicar ejercicios que insten a la realización de movimientos lentos y a mejorar el proceso de respiración ayudará a mejorar el estado interno y a equilibrar la producción de hormonas, trabajando los desajustes hormonales y a reducir el estrés y tención, favoreciendo el equilibrio físico y mental.

¿Qué ejercicios serán los que más os ayudarán?

  • Setu Bandha Sarvangasana, también conocida como la postura del puente, un ejercicio en el que estiraréis la espalda y trabajaréis los abdominales. Gracias a este, se logrará tonificar los músculos de la pelvis. También conseguirás de manera eficaz reducir el estrés y promover la relajación.
  • Adho Mukha, también llamada perro boca abajo, se caracteriza por ayudar a la relajación y regular el sistema hormonal, dos aspectos claves para aumentar la fertilidad. Además, ¡es muy fácil de hacer! Tan solo deberéis hacer un V invertida con vuestro cuerpo, mantener el peso en los talones, abrir las manos y, con las yemas de los dedos, presionar el suelo. Es importante que durante esta posición hagáis unas cuantas respiraciones.
  • Si lo que queréis es aumentar el flujo sanguíneo de vuestro sistema reproductivo, os aconsejamos que practiquéis frecuentemente la postura Anjaneyasana o luna creciente, un asana que trabajará los cuádriceps y el abdomen inferior.
  • Baddha Konasana o postura del trono, ideal para estimular los ovarios, tonificar la pelvis y mejorar la flexibilidad. ¡Será un gran aliado para tu fertilidad!

Beneficios del yoga en pareja para la fertilidad

El estrés, la rutina y las obligaciones del día a día, muchas veces, pueden hacer que perdáis la conexión con vosotros mismos, aunque también con vuestra pareja.

El yoga, sin duda, es una disciplina que os ayudará a equilibrar vuestras energías, tanto con vosotros mismos como con los demás, por este motivo, es una herramienta estrella para ayudar a las parejas que tienen la ilusión de formar una familia juntos.

Son muchos los estudios que afirman que practicar yoga en pareja aumenta la confianza con los dos miembros, así como la seguridad y la paciencia. Aspectos que reforzarán el vínculo entre ambos/ambas.

Estos factores, aunque creamos que no, influyen muchísimo en la fertilidad de una pareja. De ahí que no solo invitamos a las mujeres que quieren ser madres a introducir el yoga en su vida, sino también a las parejas, ¡para que puedan acompañar en este camino tan bonito!

¿Y durante el embarazo?

La práctica del yoga se recomienda también durante la gestación, aunque en función del estado del embarazo se aconseja un tipo u otro. Las asanas de yoga variarán a medida que evoluciona el embarazo y según las capacidades de cada una.

En general es importante siempre evitar la presión lumbar y abdominal. Durante los primeros meses de embarazo se aconseja practicar el yoga más centrado en la respiración y meditación, y en la tonificación del suelo pélvico y columna vertebral. El Hatha yoga es ideal para este estadio.

De la semana 16 a la 32, se aconsejan ejercicios de conexión con el feto. Durante esta fase hay un crecimiento uterino importante que presiona diferentes partes del cuerpo. Se recomienda realizar posturas que ayuden a expandir la caja torácica, reducir la presión diafragmática y relajar la pelvis.

En las últimas semanas de embarazo se aconseja realizar asanas focalizadas en la respiración y en el fortalecimiento  del suelo pélvico con movimientos de balanceo y giro pélvico para prepararse para el parto.

Si necesitáis la ayuda de un especialista, ¡poneos en nuestras manos! Analizaremos vuestro caso y os aconsejaremos sobre los tratamientos que podéis realizar, así como las terapias y técnicas complementarias que os ayudarán en todo el camino a la fertilidad. ¡Consultad con nuestros profesionales y pedid vuestra primera cita médica!

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.