¿Cómo interpretar el seminograma? - Reproclinic
Cómo interpretar el seminograma

¿Cómo interpretar el seminograma?

Habitualmente, cuando acudimos a la consulta de fertilidad, el médico solicita un seminograma al varón. Es así, porque en el 40-50 % de los casos el diagnóstico primario es de infertilidad masculina. Se calcula que el factor masculino está presente en 2 de cada 3 problemas de fertilidad y el seminograma constituye la herramienta diagnóstica más sencilla y la que nos da una primera visión de la existencia de alteraciones en la capacidad fértil de los espermatozoides.

El problema es cuando nos dan el resultado, lleno de palabras muy extrañas, números y porcentajes que no sabemos interpretar. Por ello, queremos daros unas sencillas pautas, para que entendáis el resultado y sepáis si hay alguna alteración.

Sin embargo, tenéis que saber que, detrás de una célula, como detrás de cualquier fluido corporal, se esconde mucha información y es el andrólogo quien debe estudiar y fijarse en cada uno de los aspectos de esas células y de esos fluidos, que le permitirán conocer, no solo la capacidad reproductora de los espermatozoides, sino también, el estado de las glándulas que componen el aparato reproductor y, en muchas ocasiones, el estado de salud del individuo.

• El seminograma es el análisis sistemático de los distintos componentes que forman el eyaculado.

• Constituye la prueba de laboratorio más importante para el estudio de la función reproductiva masculina.

• El resultado completa a la historia médica y a la exploración física.

• Si sale alterado, puede dar lugar a que el médico plantee nuevas exploraciones complementarias.

Ante un seminograma deberemos tener en cuenta 5 parámetros básicos:

1-El color: el semen debe ser de color blanco nacarado. Cualquier alteración en el color puede significar la existencia de patología, habitualmente de una infección o de un sangrado (Hemospermia), que debe revisarse de manera inmediata.

2-El volumen: cada eyaculación ha de tener un volumen de entre 1,5 y 6 mL de volumen. Un volumen inferior (Hipospermia) puede significar deficiencia en la secreción de las vesículas seminales, ortos períodos de abstinencia sexual, disfunciones del mecanismo de los esfínteres urinarios o niveles bajos de testosterona. Un volumen seminal superior a 6 mL (Hiperspermia) puede suponer largos períodos de abstinencia sexual o bien la existencia de un varicocele (varices testiculares)

3-Recuento o concentración de espermatozoides: se considera normal una concentración igual o mayor a 15 millones/mL, o bien, un recuento de más de 39 millones de espermatozoides en todo el eyaculado. Un recuento espermático bajo se llama Oligozoospermia que significa que hay menos espermatozoides de los que se deberían esperar. Puede deberse a procesos febriles recientes, alteraciones cromosómicas, varicocele, a problemas endocrinos como la exposición a disruptores endocrinos o a hábitos de vida poco saludables. A veces puede ocurrir que no se observen espermatozoides en eyaculado. Es lo que se conoce como Azoospermia que puede ser obstructiva o excretora (hay alguna alteración que está impidiendo el paso de espermatozoides) o secretora, donde existe un fallo en la producción espermática.

4-Movilidad: Se consideran varios grados de movilidad, sin embargo, para que no existan problemas reproductivos debería haber por lo menos, un 32% de movilidad progresiva. Por debajo de este valor consideraremos que existe una Astenozoospermia. Las causas de baja movilidad espermática tienen que ver frecuentemente con el consumo de tóxicos y malos hábitos de vida. El tabaco, el consumo de alcohol, las drogas, el estrés y las grasas insaturadas son enemigos de la buena movilidad y de la salud de los espermatozoides. En varones mayores de 45 años, la movilidad espermática disminuye, así como cuando se está expuesto a un exceso de temperatura y a procesos febriles o a tóxicos químicos (pesticidas, fertilizantes, disolventes), radio y quimioterapia o infecciones genitales.

5-Morfología o alteración de la forma de los espermatozoides. Se considera normal un valor igual o superior al 4 %. Un valor inferior recibirá el diagnóstico de Teratozoospermia. La forma del espermatozoide determina cuántos de ellos serán capaces de unirse a la zona pelúcida de los ovocitos y, por lo tanto, son potencialmente fecundantes. Las alteraciones de la morfología están relacionadas con presencia de varicocele, infecciones testiculares y de la vía seminal, situaciones que originen estrés oxidativo o hábitos de vida inadecuados.

¿Necesitáis que os ayudemos a interpretar el seminograma? No dudéis en concertar una primera visita gratuita con nuestro Servicio de Andrología, para poder analizar vuestro caso y decidir qué tratamiento o técnica de reproducción asistida será la más adecuada en vuestro caso.

No Comments

Post A Comment