Seguridad con nuestro sistema Witness - Reproclinic
Seguridad con nuestro sistema witness-reproclinic

En Reproclinic apostamos por la seguridad con nuestro sistema Witness

En nuestra clínica de reproducción asistida la seguridad y excelencia son aspectos imprescindibles, que deben representar a la perfección la manera de trabajar que tenemos y los resultados que ofrecemos en cada proyecto. Y es que detrás de cada paciente hay una historia, un esfuerzo, una superación, una ilusión y un sueño. Por ello, debemos reducir a cero las posibilidades de error en nuestro laboratorio, tener todos los procesos controlados, y disminuir los niveles de ansiedad e intranquilidad que pueden sufrir la paciente o las parejas a la hora de someterse a un tratamiento de reproducción asistida. ¿Cómo lo hacemos? Con el sistema Witness que, a continuación, os contaremos con más detalle.

En un laboratorio de TRA es primordial poder identificar debidamente las muestras de semen, los óvulos o los embriones de cada paciente, así como qué biólogo participa en cada proceso o qué material o medio de cultivo se utilizan en cada preciso momento. A raíz de esta necesidad y de la exigencia de un control exhaustivo en estos espacios, surgió este sistema, como herramienta innovadora para reconocer de manera segura cada muestra de cada paciente.

Pero ¿qué es lo que le hace ser a este sistema uno de los más demandados e innovadores del sector? Es un sistema informático que impide que las muestras de los pacientes que están en aquel momento sometiéndose a un tratamiento de reproducción asistida puedan confundirse y coincidir en el mismo lugar y en el mismo tiempo a la vez con las de otro paciente. Así pues, cuando la paciente empieza el proceso, recibe desde el inicio una tarjeta codificada con sus datos y los de su pareja, si es el caso.

A partir de ese momento, cada paso que se deba realizar, como la punción ovárica y la recogida de los líquidos foliculares, la recogida de muestra de semen y su procesado, los diferentes cambios de placas de cultivo, etc., deben ser codificado mediante esta tarjeta y todo material o medio de cultivo o personal asistencial que actúa en cada momento quedan también registrados en el sistema. Esto es posible porque cada recipiente (placa de cultivo o tubo de ensayo) estará identificada con una etiqueta de radiofrecuencia (RFID), un microchip que se activa cuando se acerca a un lector ubicado en nuestro laboratorio, en el quirófano y en el área de trabajo, todo medio de cultivo se introduce en el sistema con su número de lote y caducidad, y su uso en cada preciso momento y el personal también queda registrado. Pero ¿cómo se evita que se crucen muestras de varios pacientes? Un ordenador ratificará la información de la pareja o de la paciente y solo permitirá utilizar los gametos de la pareja o de la mujer.

Si surge un error humano en el momento de coger las pruebas, el sistema Witness enviará al instante una alarma acústica y visual al personal que está ejecutando el proceso en aquel momento. Además, bloqueará cualquier acción que se pueda realizar posteriormente.

Confianza, calidad y excelencia, tres aspectos que nos diferencian de las demás clínicas, y lo conseguimos gracias a sistemas tan novedosos como el sistema Witness

Cada paso que se realiza en nuestra clínica se hace de manera segura, no solo con la confirmación de nuestros profesionales, sino también a través de este tipo de sistema que permite no cometer ningún error. Es un paso más hacia la calidad y seguridad en los tratamientos.

El sistema Witness en tiempos de pandemia

Este sistema ha sido una gran herramienta también desde que la pandemia llegó a nuestras vidas. Hasta el momento los biólogos trabajaban de dos en dos para realizar estas comprobaciones de forma manual, ya que un biólogo era el que procesaba la muestra y el otro el que hacía de controlador. Pero, la llegada del Covid-19 ha hecho que se reduzca el número de profesionales que puede trabajar conjuntamente en un solo espacio, o que se trabaje de manera más individualizada o a distancia del equipo. Sin embargo, gracias a esta innovadora tecnología, se permite poder trabajar de manera independiente con toda la seguridad y garantizando que se cumplan todos los requisitos de testificación y la trazabilidad absoluta de todos los procedimientos tanto a nivel de personal (quién los realiza) como a nivel de medios de cultivo y materiales utilizados.

Este sistema nació en 2007 para prevenir posibles errores y ayudar a gestionar correctamente las tareas de un laboratorio FIV, controladas por un gran equipo de biólogos. Por ello, en nuestro laboratorio trabajamos ¡bajo regulatorio del país de origen y destino!

Para nosotros, la seguridad biológica ¡es primordial!

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.